Inducción hipnótica

Aquí encontrarás un método que describe y da la pauta de cómo realizar una inducción hipnótica.

La inducción de la hipnosis

El objetivo de la hipnosis es que el sujeto siga las sugestiones que hace el hipnotizador. Para ello se inicia la sesión con una introducción en la que se hace creer al sujeto que está ya siguiéndolas, es la etapa de inducción.

Típicamente consiste en una serie de sugestiones que llevan a los sujetos a relajarse y a centrarse en sus experiencias internas, es decir, sus pensamientos, sentimientos, sensaciones y emociones (British Psychological Society, 2001). Una inducción es una interacción entre dos personas en la que la atención del hipnotizado se va enfocando de forma dirigida de tal forma que la persona queda absorta en los detalles de su experiencia. El foco de su atención puede ser muy amplio, borroso, fijándose en múltiples elementos, etc. la dirección en la que se dirige la atención puede ser incluso en la dirección de no saber o no tener dirección (Teleska y Roffman, 2004).

Las respuestas a las sugestiones se aprenden (Cangas y Pérez, 1997). En concreto, la respuesta a las sugestiones se incrementa cuando al sujeto le hacen creer que ya responde a ellas, por ejemplo, haciéndole creer que ve cambiar el color de una habitación debido a la sugestión, cuando en realidad cambia realmente por un proceso fisiológico. Esto indica que la creencia en la propia habilidad para responder a las sugestiones es un factor clave en la respuesta a las sugestiones (Yeates, 2002). Por eso una inducción puede ser una forma de hacer creer al sujeto que está ya respondiendo a sugestiones.

Las sugestiones tienen un papel ya en la inducción y son fundamentales en la aplicación de la hipnosis, por tanto, es fundamental saber cómo hacerlas más efectivas.

Las sensaciones que llevan a actuar al sujeto se pueden ver como autosugestiones que permanecen inconscientes. La repetición puede llevar a establecer un pensamiento como autosugestión.

Como sugerir

Yeates (2002) da una serie de ideas fundamentadas de cómo sugerir. A continuación se muestran las más importantes.

Es productivo considerar las sugestiones como directivas que se dan a sujetos que quieren cooperar. Por eso, es conveniente que la sugestión se dé de tal forma que:

  1. Que sobrepase el escrutinio crítico de la mente consciente del sujeto.
  2. Su forma se estructure de manera que sea claramente entendible.
  3. Su contenido dirija al sujeto inequívocamente al objetivo buscado.

Badouin (citado por Yeates, 2002) propone las siguientes leyes de la sugestión:

  1. La ley de la atención concentrada. Cuando se concentra la atención del individuo en una idea particular una y otra vez, esta idea tiende a realizarse de forma espontánea y no voluntaria.
  2. La ley de la emoción auxiliar. Una sugestión ligada a una emoción fuerte y poderosa es más probable que se siga. Baudouin ofrece ejemplos de asustarse o de la amnesia temporal en los que se examinan.
  3. La ley del esfuerzo inverso. Cuando una idea se impone a sí misma en la mente hasta tal punto que da lugar a una sugestión, todos los esfuerzos que los sujetos hagan para contrarrestar la sugestión no solamente no conseguirán su efecto, sino que realmente actuarán en contra de los deseos conscientes del sujeto y tenderán a intensificar la sugestión. Esta ley indica al sujeto que cuanto más se oponga menos lo va a conseguir. Es un buen método para que el sujeto deje cualquier resistencia.
  4. La ley de la teleología subconsciente. Cuando el fin se ha sugerido el subconsciente encontrará un camino para llegar a él. Se avisa al sujeto de que no haga esfuerzos conscientes para conseguir el fin sugerido. Será el propio inconsciente quien se encargará de alcanzar el objetivo. El hipnotizador no debe sugerir ningún medio físico ni psicológico para alcanzar ninguno de los objetivos propuestos.

Cuando se sugieren cosas al inconsciente del sujeto (con la exclusión de su mente consciente), es contraproducente ofrecer sugestiones que sean complejas lingüísticamente, equívocas y/o ambiguas porque su mente consciente deberá estar continuamente activa para procesarlas, lo que hará difícil, si no imposible, la hipnosis.

Puesto que la hipnosis implica un “contrato para que el sujeto siga las sugestiones que da el hipnotizador, las sugestiones más productivas serán aquellas que se puedan seguir fácilmente, es decir, aquellas que:

  1. Se construyen con una frase afirmativa en su forma y contenido.
  2. No se sugiere un objetivo negativo o la ausencia de algo (va contra la ley del esfuerzo inverso).
  3. Se sugiere activamente el objetivo positivo de la presencia de alguna otra cosa como la calma, surtirá efecto de acuerdo con la ley de la teleología subconsciente.

De acuerdo con la ley de la teleología subconsciente, el contenido de las sugestiones tendría que ser simple y en ellas:

  1. La situación actual sería identificada descrita cualitativamente en términos de la experiencia que tienen los sujetos de la situación.
  2. El polo opuesto de esa experiencia sería identificado y descrito (otra vez en términos cualitativos), es decir, lo que se pretende conseguir y
  3. Se construye una secuencia ordenada de directivas, expresadas en términos cualitativos, orientada hacia establecer los objetivos.

Para saber si una sugestión está bien hecha podemos utilizar el test del “mucho más” a la palabra sugerida le anteponemos las palabra “mucho más” si lo que resulta es positivo, la sugestión es adecuada, si lo que resulta es contraproducente o no puede hacerse, la sugestión es inadecuada y hemos de buscar el polo opuesto para sustituir la palabra.

Ejemplo de inducción de la hipnosis:

Mantén tus manos separadas entre 20 y 30 cm. Está bien. Para comunicarnos con tu inconsciente vamos a dejar que se manifieste el mismo. Ahora, si tu inconsciente quiere asistirte para ponerte en trance, entonces encontrarás que esas manos se juntan. Si tu inconsciente tiene alguna objeción con la tarea que se le propone las manos se separarán.  Son movimientos que no hace tu mente consciente, sino que es tu inconsciente quien las moverá. Puede que se queden quietas porque no quiera tu inconsciente que sepas su postura respecto a la tarea. Con este lenguaje simple estableces un método para que el inconsciente se relacione con tu consciente: si las manos se separan no le gusta la tarea, si las manos se juntan está de acuerdo.

El hipnotizador se va dando cuenta de los movimientos de las manos del sujeto mientras ofrece sugestiones de relajación coincidiendo con las exhalaciones del sujeto. Asociará las manos tocándose con un estado de trance profundo. Una vez que se haya alcanzado el estado de trance, ofrecerá las sugestiones que necesita terapéuticamente.

Más que un trance formal el terapeuta:

  1. Desarrolla su sensibilidad a los cambios de estado del paciente y los utiliza para formular de forma convincente la experiencia del paciente al servicio del resultado terapéutico deseado.
  2. Utiliza un lenguaje preciso y consistente para apoyar los resultados terapéuticos que busca el paciente.
  3. Reconoce y permite un espacio para que el paciente pueda interpretar de forma espontánea los cambios de estado que está experimentando y que le pueden permitir entender algo más su problema.

La conversación tiende a que el sujeto tenga en cuenta su inconsciente, para que le deje el control en lugar de cogerlo él. Es decir, se trata de hacerle ver en la conversación que su cuerpo va cambiando y que eso significa que el inconsciente toma el control sin tener él que hacer ningún esfuerzo para lograrlo.

Bibliografía: enlaces sobre hipnosis

Los siguientes enlaces se pueden encontrar también en nuestra página de enlaces.

(Septiembre 2007)

Otros trabajos del mismo equipo
Cursos para psicologosACT
Curso sobre la filosofía y teoría de ACT

Entra para verlo